sábado, marzo 18, 2017

CITA TEXTUAL

Que la hiciera esperar en un bar no era una novedad para ella, quiso recordar algunas frases ingeniosas que había leído sobre la puntualidad, pero ninguna terminó el recorrido entre su memoria y su pensamiento, desistió de la idea y prosiguió con al espera.

El entra y ella lo recibe con una sonrisa.
Se saludan con un beso, ella contenta y algo ansiosa.
-¿Porqué tanto misterio?
-Cuan largas son las horas de la espera”·
-(El Dante). Si un poco eso,estabas muy misterioso cuando me pediste de encontrarnos acá
- Cada vez estás usando menos citas textuales,estoy preocupado por vos
- jee ahora estás citando a mi mamá?
A èl no le dieron ganas de reírse con el chiste, a ella, aunque fue quien lo hizo, tampoco le hizo gracia.

Él quiso explicarle de todas las maneras que conocía sobre la necesidad de seguir el “protocolo de comunicación e interrelaciones” pero lo único que quedó claro con su monólogo fue que no conocía muchas formas de de explicar
-es la forma de curarte de los malos entendidos del lenguaje .le expresó él
-No se trata de evitar,se trata de aceptar.No de curar,sino de atravesar”
- no conozco esa cita no está dentro del Protocolo
-(Comte Sponville)
- tenes que tener cuidado, no salgas por la más fácil ...”Aguantar es más difícil que atacar”
-esa es de Santo Tomás de Aquino, ya la sabemos de memoria
-es como si un virus te hubiese infectado,recordá que “Lo que se contagia es la enfermedad y no la salud” este es un refrán popular
-La enfermedad no impide la salud”..(Carlos Campelo)
Siguieron las citas, las comillas y los paréntesis,él intentando convencer,ella intentando conversar.
- “Algún día verás que me voy a morir amándote...” (Jamie Roos), pero esto lo tenía que hacer- El la miró sin dejar de susurrar la canción, mientras entraban del Ejercito de Control Comunicacional y se la llevaban detenida.

-El militar es una planta a la que hay que cuidar con esmero para que no dé sus frutos”.(Jacques Tati)-citó ella


- Fin de la cita- le dijeron antes de esposarla 

martes, julio 12, 2016

Un Personaje de Ficción


Hace quince minutos que la estoy mirando, podría decir también que hace media hora o tres cuartos de hora o una hora o media vida, nunca calculo bien el tiempo mientras miro. La duración de una mirada no se mide con un reloj.

Comienzo a pensar en las miradas de las demás personas que están en el lugar, me pregunto si se fijarán en mí y si por mi manera de mirar se habrán dado cuenta de que soy un personaje, sólo un personaje de ficción que mira de forma casi obsesiva a la mujer de la otra mesa que insiste en permanecer de espaldas.

La mesera no deja de sonreírme mientras le pido un cortado, tengo ganas de preguntarle si  su risa es por un chiste que le contaron esta tarde y recién ahora entendió o es parte de su contrato el mostrar sus dientes a la clientela.
Cuando la miro el tiempo va hacia otro lado, se escapa, se retoba, se cierra atrás como equipo que quiere cuidar el resultado y no quiere avanzar. Vuelve la mesera con su insoportable sonrisa, quizás le paso algo divertidísimo en el viaje desde la barra hasta aquí.

Hace mas de quince minutos que estoy mirándola y sigue de espaldas, bebe minuciosamente y seguramente tiene la mirada perdida, como recordando o no pudiendo dejar de hacerlo... es posible que haya venido a olvidar, como yo, no es que piense que se pueda olvidar así nomás, en realidad vine a recordar bajo protesta.
Norma tenía tantas cosas parecidas a mí y yo encantado con esas coincidencias comencé a rechazar todo lo que hacía o decía sin que yo lo compartiera, le dije bien en la cara que era una egoísta, porque no pensaba solamente en mí...En sus ojos había un presagio que puede descifrar justo cuando se cumplió.
Norma vivía apurada por llegar -a donde ? - tenía mucho miedo a quedarse sola, haciendo todo lo necesario para estarlo, creo que eso fue lo primero que nos unió.

Hace más de media hora que la estoy mirando, veo formarse con su transpiración mares en su cuello; con mis ojos hago fuerza para que se de vuelta y lo único que consiguió es que todos giren sus cabezas y me miren entre sorprendidos y ofuscados mientras ella, ajena, sigue de espaldas y probablemente tratando de olvidar, como yo.

Norma tenía mucho miedo a quedarse sola aunque ese era su lugar de lucha. En sus ojos había un presagio que se cumplió.

Hace más de tres cuartos de hora que la estoy mirando y aprendí de memoria sus movimientos, que los cumple siguiendo un riguroso ciclo, si la música estuviera más baja podría escuchar el sonido de su respiración.
En el esfuerzo por olvidar recuerdo los detalles más nimios que nunca pensé que podía recordar, camperas, gestos, colectivos, caminatas y cada parte de su rostro, surcos, lunares y el recorrido de sus lágrimas cuando repetía situaciones y derrotas como si lo disfrutara.

Hace más de media vida que la estoy mirando y todavía no termine de inventar su rostro únicamente la pude imaginar pensando algo terrible y luego ver sus intentos para que eso no suceda en la realidad. Miro mi cortado y no tengo ganas de terminarlo revuelo los miedos que la gobernaban - y seguramente la siguen gobernado- a Norma y no sé si la mujer de la otra mesa está dándome la espalda o está de frente a algo que no logro entender...

Entran dos policías y piden documentos, el "por favor" con el que terminan la frase esta dicho con el tono poco amable, yo les di mi carnet de "Personaje de ficción literaria" lo miran lo dan vuelta y me lo devuelven, los personajes no somos bien vistos, hoy en el lugar de estar tratando inútilmente de olvidar tendría que estar trabajando en alguna novela, pero no está nada fácil el conseguir trabajo, tengo un proyecto de de tener un papel en una novela sobre un jugador de fútbol que fue vendido a los cinco años a Tanzania y llegó a jugar en la selección de ese país, no creo que sea un éxito pero algo es algo, igual yo no me desespero ,ni tampoco me desvivo por trabajar en el exterior; un amigo mío acepto participar en un libro de S. King, pobre no sabe que lo espera una muerte segura.

La mujer parece no tener documentación encima, los policías le dicen que los tienen que acompañar sin pensarlo salto de la silla y golpeo a una de ellos que tambalea pero no cae, el otro intenta sacar su revolver me tiro sobre el y lo desarmo, el primero me agarra por atrás del pelo y me apunta en la cabeza, desde esa posición puedo ver como su compañero se lleva a la mujer de espalda a mí, les pregunté porque no me arrestaban, con la ilusión de estar en el mismo patrullero y descubrí el presagio que seguramente escondían esos ojos; " a nadie le importa los personajes"- me contestaron los guardianes del orden.

Pago y la mesera se sigue sonriendo, algunos me dijeron que la vida les sonríe (así como la mesera) .
Salgo y no sólo no olvidé a Norma, ahora sumo recuerdos que acabo de sembrar...


Hace quince minutos que estoy esperando el colectivo, podría decir que media hora o tres cuartos de hora o media vida, nunca calculo bien el tiempo cuando espero. 

domingo, abril 03, 2016

GIRO INESPERADO EN LA INVESTIGACIÓN

Cuando el Inspector Norberto Outes se hizo cargo, la investigación del asesino serial tomó un giro sustancial, imprimiéndole una nueva visión y dinámica.

Varios testimonios y pistas, que no habían sido tenidos en cuenta antes, ahora tomaban nueva relevancia, gracias a su ya conocida actitud detallista y minuciosa

El inspector, al finalizar la primer semana ya tenía cerrada una hipótesis firme y en claro la motivación de los  homicidios.

En medio de una reflexión, solitaria y profunda y luego de su recorrida diaria por la esquinas de la ciudad; pidiendo  documentos a quienes tenían rostro de haber cometido, de estar en plena comisión o de en algún momento no muy lejano, cometer un delito; se encaminó rumbo a la comisaría.

Se producía intensa discusión en su interior, por un lado primaba su instinto de conservación y por otro lado el cumplir con el deber y, para por fin terminar con el caso,  escribir una minuciosa y detallada confesión.

domingo, agosto 23, 2015

EL PENAL QUE APENA



Por un momento lo invadió la culpa y hasta una cierta desazón, estaba seguro de que después de ver cuatrocientas veces que se viera la repetición en la televisión verían que no fue penal, quedaría en en evidencia su simulación. Seguramente no tendría el valor de decir que la pelota se le había adelantado como queriendo correr una carrera personal, como si hubiese cobrado vida y picó en punta derecho a las manos del arquero, el esférico  que se arrastró por el pasto del área, antes de que las manos enguantadas la atraparan y le diera punto final a las ansias de gol.

El delantero logró con la puntita del pie adelantarle la pelota al arquero y un poco por fruto del esfuerzo y otro poco por decisión propia, se cayó, tenía los ojos bien abiertos y vio la tribuna en una expectante tensión y de repente el piso como único paisaje.

Fue por costumbre que comenzó a dar vueltas como sufriendo de algún dolor penetrante, pero al mismo tiempo pensó que si cobraban el penal lo tendría que patear (era el encargado) pero si estaba MUY lesionado no podría, así que frenó sus convulsiones y miró en dirección del cielo, se tomó la cabeza, siempre lo hacía, le pegaran donde le pegaran se tomaba la cabeza con las dos manos y ponía una cara que ningún árbitro del mundo podía dudar de que se trataba del rostro mismo de la tragedia.

Sus compañeros vinieron a saludarlo casi como si hubiese convertido un gol ¿qué festejan? ,Se preguntó , festejan la posibilidad –pensó-, el estar cerca de un gol, ¿ la cercanía es merecedora de un festejo? ,ese pensamiento lo invadió como si fuera la culpa cuando acomodaba la pelota en el punto penal. ¿Se festejan otras cercanías? .... no lo sabía.

El arquero protestó con la carga emotiva de quién tiene razón, esto le produjo algo de pena al delantero...veía como el equipo contrario se deshacía en querer explicarle al árbitro cómo había sido en realidad y su argumento era que tenían razón pero no resultaba suficiente...” y yo festejando la posibilidad” dijo en su interior y hasta alcanzó a decirlo en voz alta, quizás para exorcizar esa culpa que como stopper se aferraba a su conciencia sin dejarlo pensar con claridad.

Una idea cayó en medio de su cabeza y se preguntó desde donde había venido ese centro certero puesto como con la mano...esa idea fue la de arreglar lo que había hecho, la de hacer justicia por propio pie....patear al medio el penal para que el arquero lo ataje, seguramente sería silbado, pero se sentiría mucho mejor después, además esto lo haría buscar con más ansias el gol, pero con herramientas nobles.

Lo tomaría como una reivindicación a su condición de futbolista, tener nuevos códigos...y si él se tiró , él mismo tendría que llevar la situación a foja cero.
Si, era el momento de tomar una decisión, iba a cobrar una infracción pero el infractor era él mismo: frente a frente, delantero y arquero, verdugo, víctima y la pelota como verdadero árbitro, como intermediaria, como arma para la ejecución.
Hizo varios pasos para atrás, estaba a punto de jugarse de verdad, apretó los dientes, corrió hacia la esfera y pateó con una debilidad estudiada, con una suavidad justiciera, con bronca, cuanto más despacio rodaba el balón más adrenalina sentía bullir en su cuerpo ,pateó como descargándose , como purgando una condena.....como saliendo en libertad .

Al patear cerró los ojos, lo hizo con mucha fuerza, hasta sintió que le dolía la cabeza por hacer ese esfuerzo tan de golpe, al mismo tiempo pareció quedarse sordo, es probable -no tengo ningún médico cerca como para preguntarle- que por como forzó los músculos del rostro.

La sordera sumada a los ojos cerrados lo alejó de la realidad por unos instantes, cuando los abrió vio la tribuna detrás del arco que estaba sumida en un enloquecido festejo ( no ya de la posibilidad –pensó. La diferencia entre lo posible y lo concreto no se puede analizar ni diferenciar desde el festejo-volvió a pensar) un compañero suyo lo empujó al piso, luego los otros fabricaron una babélica torre uno sobre otro y todos sobre él.

Esto además de la vertical, le quitó la concentración en sus pensamientos, ya desde el piso, mientras no paraban de felicitarlo, pudo ver a otro jugador que también estaba tirado en el suelo, por la ropa pudo distinguir que era el arquero del equipo contrario, por un momento el delantero lo vio como el símbolo de la derrota ,mientras miraba su cuerpo desparramado sobre la línea del arco, hasta que llegó hasta su rostro, que lo miraba

Fijamente

y con una punzante

,agobiante,

acusadora

destructora

maliciosa ,

vengativa y

enorme sonrisa.

El goleador se levantó con derrota en sus piernas, - se lo dejó hacer. estoy seguro !!!-pensó-. Esa es su venganza. "Esto lo hizo para que me quede con la culpa metida en el ángulo de mi conciencia"

El arquero sacó la pelota del arco y la tiró hacia la mitad de la cancha, mientras la pelota volaba, casi por gusto, hasta llegar al círculo central, el delantero cabizbajo se prometió así mismo que esta noche no miraría tele y que hoy haría otro gol, era un goleador y tenía todas las posibilidades para lograrlo ,esa idea lo sacó de su depresión,gritó como si ya lo hubiese convertido, saltando, levantando los brazos y mostrando la remera que tenía debajo con una foto de Barney con la inscripción “te quiero yo y tu m픿qué hacés loco?,le preguntaron sus compañeros.Festejando la posibilidad; contestó; mientras se sacaba la remera, esto le hizo olvidar tanta angustia pasada recientemente, le hizo olvidar la traición del arquero que seguramente se dejó hacer el gol, le hizo olvidar lo fácil que puede ser el pasar de víctima a victimario, se olvidó de que en el primer tiempo le habían puesto amarilla por protestar y así sumido en un completo festejo de algo por suceder, seguía revoleando la remera subido al alambrado, la revoleaba como para darse impulso para volar, la revoleaba por el aire como la amarilla que sacó el árbitro de su bolsillo, la revoleaba y producía un zumbido en el aire ,como la roja que el arbitro sacó de su bolsillo posterior ;amarilla más amarilla da roja.

Las combinaciones de los colores así como los festejos, en el fútbol no suelen suceder como nosotros quisiéramos esto siquiera llegó a pensarlo,estaba muy preocupado en esquivar lo que le tiraban de la tribuna y tratando de no mirar esa sonrisa ,esa terrible sonrisa, esa maliciosa sonrisa del arquero, insoportable sonrisa ,aburrida y efectiva sonrisa ,como jugada preparada, como un penal errado, como un vestuario solitario y frió.
































martes, junio 02, 2015

DE CARA AL VIENTO


Se sabía viento se notaba incorpóreo, se hacía presente en todas partes pero anhelaba la contención limitante de un cuerpo.
Se conoce impulso y busca rozar tus mejillas cuando vas a la terraza a colgar la ropa, pero, soles confundir una caricia con una ráfaga.

Ayer desafiando una vez más al pronóstico del tiempo, con el mismo esfuerzo con el que mecía ramas y hojas, entró todo cuan viento es en una camisa colgada.
-la embolsó el viento- dijiste
La camisa con movimientos algo torpes comenzó a balancear los brazos hasta que logró desligarse de la presión de los broches.

Sus manos de brisa pudieron, al fin, acariciar tus mejillas con detenimiento y suavidad, pero el mismo no pudo con su ser viento y en un arranque arremolinado y presagiando lluvia se lanzó en un vuelo fuerte a moderado del Sector Oeste.

Aunque nadie te lo crea sé que sentiste las manos del viento y que quisiste expresarle tus sentimientos, miedos y esperanzas. Se que se agolparon las palabras intentando salir todas juntas y que ellas fueron llevadas por él.

Encontraste la camisa a dos cuadras, vacía de viento y mojada por la lluvia. La dejaste ahí.




domingo, abril 12, 2015

LOMBRIZ


                   



                         A la ya famosa lombriz solitaria dejaron de llamarla así ,al menos 
                        sus contactos, justo en el momento en que comenzaron 
                                                          a llegar uno tras otro los “Me Gusta” a
                                  su nuevo cambio de estado, ahi se informaba
                                   que tenìa una relación  

miércoles, diciembre 31, 2014

Cuento Navideño

Comparto este relato que fue incorporado a la Antologìa " La Navidad" de la Editorial Letras Con Arte, de España.
Han participado 2003 escritor@s  se eligieron 222 para  la edición del libro.

Abrazo Grande feliz Comienzo de año.

SIN JO JO JÒ


La idea surgió en una reunión de padres de 5to Grado del Normal Nr 1 y luego fue creciendo encontrando como único final posible la completa unanimidad .
Todos los padres de Villa Dictador Umpierrez acordaron que en Noche Buena se disfrazarían de Papá Noel ...para “mantener vivas las tradiciones...” dijo el Intendente, visiblemente emocionado.

23:30: Hora de reunión
Club Sportivo y Social : Punto de encuentro
Los padres se acercaron al lugar establecido y brindaron por anticipado y comieron budín Con Frutas ,comprado de oferta en el Supermercado.

Pasaron las 0:00 Hrs...y nada.
Llegó la hora 0: 15 y los arbolitos estaban vacíos. Cuando las luces en un intento de guiño tranquilizador ,se prendían, acentuaban, aún más, la ausencia de los regalos.

Uno de los chicos encontró primero los cuerpos y llamó al resto.


Era impactante el espectáculo de ver los cadáveres tirados en el piso a medio disfrazar e intoxicados; como se supo luego; con el Budín con frutas y vencido,comprado de oferta en el Supermercado.

Asì fue que en esa noche  sin regalos, sin Jo jo Jó  ni barbas postizas; Los niños del pueblo tuvieron que enterarse de que Papà Noel, eran los padres.